Usagi Sailor Moon

domingo, 1 de noviembre de 2015

Día de Muerto


Esta vez la entrada trata de una tradición muy mexicana el





Yo no soy una persona que festeje  este día, pero si estoy muy orgullosa de ser Mexicana y si bien no la festejo esta fecha en especial me parece preciosa, ya que México es de esos lugares donde la muerte se celebra, tal vez se yo pero creo que se relaciona mucho con mi forma de ver la vida, por que para mi el ser gotico no significa como muchos piensan solo obscuridad, muerte, etc,  al contrario es perderle el miedo a la muerte y al perderle ese miedo disfrutas las vida, tarde o temprano vamos a llegar a ese punto, no quiero adelantarlo  pero tampoco privarme de disfrutar algunas cosas por miedo a ello, y para mi eso es el día de  muertos, recibir a la muerte como lo que es un paso mas en la vida.

Ahora hablemos un poco mas de este día

Esta celebración es de origen prehispánico y posteriormente se combinó con la celebración católica de Todos los Santos y Fieles Difuntos (1 y 2 de noviembre respectivamente) hasta derivar en una de las tradiciones más ricas y con más arraigo en México cada 2 de noviembre.
En el México prehispánico varias eran las culturas que acostumbraban a honrar a los muertos, entre éstas destacan los mexicas, mayas, purépechas y totonacos.
Con la llegada de los Españoles a México, la costumbre de honrar a los muertos se mezcló poco a poco con las festividades católicas de Todos Santos y Fieles Difuntos hasta terminar en lo que hoy en día conocemos como Día de Muertos, en la que cada 2 de noviembre las personas acostumbran a visitar los panteones donde permanecen toda la noche para acompañar a sus muertos y montar ofrendas que tienen por objeto agasajar al familiar que viene del más allá.



El Día de Muertos es una tradición muy mexicana, está llena de magia, color y supersticiones. Es el día en que los mexicanos celebramos a nuestros muertos, y los invitamos a regresar a este mundo a convivir con nosotros en un ambiente de fiesta.

Para el mexicano, la muerte se toma con humor, se celebra. 
Nos reímos de y con la muerte. Convivimos con ella de manera natural, la aceptamos en nuestras casas, en nuestras rutinas.



El altar de muertos es la base de esta celebración. Es una ofrenda que se pone en la casa del difunto o en el panteón junto a su tumba. El centro del altar debe estar coronado por la foto del pariente o persona celebrada, y una cruz.

Tiene ciertos elementos específicos que no deben faltar pues todos tienen una simbología propia. Se cree que las almas de los muertos regresan entre el 1° y el 2 de noviembre, y que conviven con los vivos y comen la esencia de los alimentos que se les ofrecen.

El 2 por la tarde se recogen los altares y la comida se reparte entre los familiares para que todos convivan alrededor de lo que compartieron con su difunto



A partir del 7 de noviembre de 2003, la UNESCO declaró el Día de Muertos como Obra Maestra del Patrimonio Oral e Intangible de la Humanidad.


Un lugar que me encantaría visitar en estas fechas es Lago de Patzcuaro en Michoacan en especial Janitzio.



En los días 1 y 2 de noviembre, Janitzio explota de gente por la celebración del día de muertos. Se trata de un ritual prehispánico tradicional que se ha mezclado con la cultura popular y la impuesta por la conquista española, creando infinitas expresiones. Son comunes los altares que se preparan para los difuntos que este día vuelven a visitar la tierra. En ellos se colocan velas, fruta, chocolate, el tradicional pan de muertos y los objetos y comidas preferidas del familiar muerto. Se dice que el 1 es el día de los niños difuntos y los que no nacieron y el 2 el de los adultos muertos. Aunque esta celebración se lleva a cabo en todo el país, adornando con calaveras y colores para “jugar” con la muerte, para los pueblos purépechas de la zona esto es algo más profundo. Se trata de una forma diferente de concebir la muerte y la vida en todos sus aspectos. Ésta celebración, también está conectada con ciclos anuales de compromisos comunitarios y de cargos políticos. Se trata de unos días en donde lo cotidiano deja lugar a lo sagrado y a la convivencia colectiva, haciendo de la ocasión algo alegre y solemne a la vez.


En los panteones, las familias se reúnen a convivir y celebrar por un día al año, con los que ya no están en este mundo. Junto a las tumbas se come, se canta, se reza, se bebe, se ríe y se llora. Nunca faltan los grupos de mariachis o norteños alegrando el momento con canciones relacionadas con la muerte.


Muchas veces me han preguntado que parte del mundo que no sea México quisiera visitar, se les hace raro cuando digo que ninguna, que primero quiero conocer todo mi país, pero es que si nos fueras estado por estado, por municipio etc, creo que no me alcanzaría el tiempo, México tiene mucho que ofrecer y quiero conocerlo lo mayor posible.

Bueno eso es todo creo que me explaye medas, buenas noches 



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Flower 66